10 Increíbles historias de inventores que murieron a manos de sus propias creaciones

10 Increíbles historias de inventores que murieron a manos de sus propias creaciones

10 inventos que ocasionaron la muerte de sus creadores Las invenciones requieren muchos ensayos hasta que están en su forma final. La prueba y el fallo es el pan de día a día del inventor, y los prototipos a menudo les dan muchos dolores de cabeza y largas noches de insomnio.

Mas jamás pensaríamos que un invento real consumiría literalmente la vida de su inventor. El caso es que ha habido grandes psiques que murieron a manos de sus propias creaciones. Estas son 10 veces que la ciencia y el ingenio han salido horriblemente mal.

1. Aeroplano de Otto Lilienthal

10 Increíbles historias de inventores que murieron a manos de sus propias creaciones

Este ingeniero industrial y aeronáutico alemán parecía ser el emulador moderno de Leonardo da Vinci, habiendo desarrollado dieciocho prototipos de aeroplanos basados ​​en el vuelo de los pájaros, particularmente en la aerodinámica de las cigüeñas. Conforme con sus estudios, efectuó múltiples pruebas de vuelo hasta que en mil ochocientos noventa y seis Otto cayó desde una altura de diecisiete metros y murió al día después por las heridas provocadas por su colapso.

2. Prensa rotativa de William Bullock

10 Increíbles historias de inventores que murieron a manos de sus propias creaciones

Esta gigantesca máquina de impresión era peligrosa por su tamaño y dificultad. La rotativa ya había sido presentada por Richard March Hoe ya antes, mas fue William Bullock quien verdaderamente le dio vida y utilidad, dando a la industria editorial horas de gloria. Mas la historia llegó a un final trágico, ya que en mil ochocientos sesenta y siete Bullock estaba reparando una falla cuando su pierna se bloqueó y fue golpeada por el cuchillo automático que cortó el papel. Las heridas provocarían su muerte a los poquitos días.

3. El carro de Valerian Abakovsky

10 Increíbles historias de inventores que murieron a manos de sus propias creaciones

Hay jóvenes a lo largo de la historia con gran iniciativa y enormes capacidades que van más allí de sus límites sociales. Este es el caso de Valerian, a quien se le ocurrió un modelo de furgón súper veloz que podía transportar a los funcionarios rusos a alta velocidad. Para esto, el furgón estaría pertrechado con un motor de aeroplano que daría la potencia precisa para estos disparos de bala. No obstante, en una prueba de manejo, el auto ocasionalmente descarrilaría y mataría a todos y cada uno de los que estaban adentro, incluyendo el inventor.

4. Transfusiones de sangre de Alexander Bogdanov

10 Increíbles historias de inventores que murieron a manos de sus propias creaciones

Este médico, pensador, economista y político bielorruso hizo grandes contribuciones a las teorías del conocimiento y fue un vanguardista de la teoría de sistemas. No obstante, siendo médico, tenía una idea un tanto vampírica de rejuvenecimiento a través de transfusiones de sangre. Su brillantez fue eclipsada por su muerte por contraer malaria y tuberculosis por las transfusiones que mismo efectuó y murió en mil novecientos veintiocho, dejando un enorme legado intelectual y una muerte turbia.

5. Silla eléctrica de Converses Justice

10 Increíbles historias de inventores que murieron a manos de sus propias creaciones

A principios de la década de mil novecientos, Converses Justice estaba cumpliendo condena en Ohio cuando sus guardas le solicitaron que despejase el área de ejecución. Fue allá donde Justice se interesó en desarrollar sentencias de muerte más eficaces y empezó a reconstruir las piezas de su obra maestra: La silla eléctrica. Por su revolucionaria invención, Justice se hizo libre. No obstante, años después retornó a cárcel y fue condenado a muerte por el poder de su invención.

Te puede Interesar  Milla Jovovich acaba de cumplir 42 perfectos años y lo festejamos con sus mejores fotografías

6. Cama articulada de Thomas Midgley

10 Increíbles historias de inventores que murieron a manos de sus propias creaciones

Thomas Midgley era un ingeniero mecánico que contrajo polio cuando era adulto, lo que le provocó inmovilidad en las piernas. De ahí que diseñó una cama articulada que lo asistiría a meterse en determinadas situaciones para vivir mejor, mas desgraciadamente una de las cuerdas que movían las poleas se enmarañó en su cuello y murió colgando a los cincuenta y cinco años.

7. Submarino de Horace Hunley

10 Increíbles historias de inventores que murieron a manos de sus propias creaciones

Horace Hunley fue un ingeniero naval que luchó en la Guerra Civil. Se le atribuye la invención del primer submarino. No obstante, a lo largo de un ejercicio de adiestramiento, derruyó un navío que caería sobre el submarino y lo arrastraría en el fondo del mar, provocando su muerte.

8. Paracaídas portátil de Franz Reichelt

10 Increíbles historias de inventores que murieron a manos de sus propias creaciones

Franz era un austriaco que se mudó a París, Francia, donde hizo una triunfante carrera como sastre y diseñador. No obstante, sus ambiciones le llevaron a meditar en diseñar un paracaídas portátil basado en unos dibujos de Leonardo da Vinci. Armado con gran coraje mas con intentos errados, Franz decidió saltar de la Torre Eiffel en mil novecientos doce para enseñar al planeta su invento. Desafortunadamente, el paracaídas no funcionó y el inventor murió en el intento.

9. El auto volador de Henry Smolinski

10 Increíbles historias de inventores que murieron a manos de sus propias creaciones

El Flying Pinto, como se conoce a este turismo volador, fue otro de los inventos que terminó con la vida de su autor. Henry Smolinski diseñó este vehículo sujeto a la cola de un aeroplano y efectuó múltiples pruebas de manera exitosa en él. No obstante, a lo largo de una de sus pruebas, el auto se apartó del fuselaje y acabó chocando poco tras el despegue. Las primordiales causas de su muerte fueron fallas en el diseño y en la soldadura del vehículo.

10. El taxi volador de Michael Dacre

10 Increíbles historias de inventores que murieron a manos de sus propias creaciones

Michael Dacre fue otro de los muchos nombres en el desarrollo de la aviación que en dos mil nueve lanzó su línea de taxis voladores que efectuaban viajes cortos y veloces de pueblo en pueblo. No obstante, a lo largo de una prueba de vuelo en la que volaban 2 de sus modelos, uno de falló y se desmoronó desde una altura de doscientos metros. Dacre viajaba en este taxi aéreo, que murió por el impacto de la caída.

Artículos Recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo Mas Información