10 Supersticiones que tienen un origen histórico muy viejo y en las que en pleno 2021 todavía creemos

10 Supersticiones que tienen un origen histórico muy viejo y en las que en pleno 2021 todavía creemos

10 Supersticiones que aún hacemos que tienen base histórica Probablemente siempre y en todo momento afirmas que no crees en supercherías, mas al ver una escalera atravesada en la banqueta, siempre y en todo momento eludes pasar por debajo de ella y si te sale un gato negro cuando estás caminando por la calle, te pones inquieto. Aun paseas tratando de eludir las fisuras y líneas del suelo. No deberías abochornarte, puesto que las supercherías son acciones viejas que tratan de ponernos a salvo de fuerzas superiores a las nuestras.

Desde determinado punto de vista cibernético, cada superchería tiene sus pequeños hacks o bien conjuros para agradar o bien repeler fuerzas diabólicas o bien divinas, acciones rituales que emplean el cuerpo y objetos para contrarrestar el efecto nefasto de otras acciones que se consideran de mala suerte o bien que llaman malos espíritus. En esta lista te presentamos diez supercherías que tienen una base histórica y que te van a ayudar a eludir el desastre en tu vida.

1. Salud o Jesús te ayude

10 Supersticiones que aún hacemos que tienen base histórica

Probablemente has escuchado en voz de tus abuelos la anticuada expresión “Jesús te ayude” que después se sintetizaría en el breve “salud”. Puesto que bien, esta expresión procede del año quinientos noventa d. de C. y fue un orden del Papa Gregorio, El grande como deseo de protección contra la peste que arrasaba Europa por aquellos años. Así como este deseo de salvación de la muerte y la enfermedad amparado en la clemencia de Dios, se implantó el ademán de cubrirse la boca al estornudar para eludir la propagación del malestar.

Otras fuentes afirman que la acción de cubrirse la boca asimismo se debió a que la gente creía que el espíritu o bien ánima estaba en la cabeza y que al estornudar podía escaparse de tu cuerpo. Por otro lado, en México y otras unas partes de América Latina, el estornudo es visto como un signo indiscutible de que la pareja le es infiel a uno y, en vez de decir “Salud” o bien “Jesús te ayude”, se afirma “Sancho”.

2. Tirar la sal

10 Supersticiones que aún hacemos que tienen base histórica

Opinar que verter la sal trae mala suerte hunde sus raíces muy atrás en el tiempo. En la pintura de Leonardo Da Vinci La última cena, Judas ya aparece señalado como aquel que derrama la sal. No obstante, la tradición de esta creencia es más vieja. Popularmente se piensa que se remonta hasta los tiempos en que los soldados romanos recibían la paga por sus servicios en costales de sal, puesto que por aquellos tiempos, la sal era un bien preciadísimo y de ahí se derivó nuestra palabra sueldo.

El versista romano Petronio ya usaba expresiones como “no vale su sal” para referirse a alguien en quien no calidad la pena invertir, fijarse o bien darle relevancia. Mas todo apunta a que era más habitual que los esclavos familiares recibiesen el sueldo y no los soldados. Aun el esclavo fue designado como sueldo, puesto que se daba a sí mismo como paga en ciertos casos. Por lo que, verter la sal, que era como un tesoro, era visto como un mal vaticinio.

Para contrarrestar sus efectos se debe lanzar un puñado de sal sobre el hombro izquierdo en la cara del diablo o bien la muerte. Creencia que se le atribuye, dudosamente, a los sumerios.

3. Soplar las velitas y pedir un deseo

10 Supersticiones que aún hacemos que tienen base histórica

Apagar las velitas y solicitar un deseo son unas de las cosas que más espera un pequeño en su aniversario, mas no se percata de que al hacerlo, reproduce un viejo ritual heleno. Los devotos de Artemisa entraban a su templo y le dejaban un dulce sobre el que ponían una candela y al terminar su comunicación con la diosa, soplaban el fuego de la candela a fin de que el humo se elevase y llevase sus deseos o bien súplicas hasta la diosa.

Asimismo se piensa que en el siglo XVIII se empezó a festejar a los pequeños con pasteles y candelas en Alemania, en el llamado Kinderfest, donde el pastel llevaba 2 candelas solamente, una que representaba la presente vida del pequeño y la otra que representaba los años venideros.

4. Abrir un paraguas en un lugar cerrado

10 Supersticiones que aún hacemos que tienen base histórica

El origen de esta creencia se le atribuye a los viejos egipcios, quienes creían que abrir un paraguas en un sitio cerrado ofendía al dios del sol. Además de esto, los egipcios tenían a la diosa Nuit, que tenía forma de sombrilla, con lo que esta forma era vista como sagrada y solo la gente noble podía cargar con una sombrilla. Diríase que si alguien pisaba la sombra que el parasol lanzaba, podía ser condenado a muerte.

No obstante, la explicación más lógica es moderna y ha de ver con la fabricación de las sombrillas metálicas que siendo abiertas, acostumbran a ser peligrosas, de forma especial si se hallan en espacios cerrados pues todos hemos estado a puntito de perder un ojo en el momento en que una señora abre su sombrilla sin fijarse si hay alguien alrededor.

5. El gato negro que se cruza en tu camino

10 Supersticiones que aún hacemos que tienen base histórica

Los pobres mininos negros han sufrido bastante tiempo debido a la creencia de que encontrarse con uno de estos en nuestro camino es de mala suerte y señal de que el demonio y los poderes oscuros están cerca. La Edad Media y la Inquisición se ocuparon de fortalecer esta idea con los juicios de brujería en donde se contaba que estas tenían sirvientes de Satanás llamados discípulos, que podían ser diferentes animales y entre ellos, el más frecuente era el gato negro. No obstante, otras etnias como los egipcios los tenían por sagrados y como mensajeros de los dioses.

Te puede Interesar  18 Actores que nunca han ganado un Óscar y definitivamente se lo merecían

6. Usar atuendo negro en los funerales

10 Supersticiones que aún hacemos que tienen base histórica

Se piensa que el empleo de ropa negra en los entierros puede tener múltiples orígenes. Podría venir de la ciudad de Roma y de la moda del Renacimiento en donde se utilizaba una rosa negra para simbolizar el duelo. Asimismo se piensa que podría venir de la tradición sudamericana en que la viuda debía vestir de negro por el resto de sus días. Mas la mejor explicación podría ser que se utilizaba ropa negra para informar que se había participado de un encierro y que se había estado cerca de un cadáver.

Se hacía de este modo pues el cuerpo del fallecido podía haber contagiado alguna enfermedad a los asistentes. Este era un procedimiento común para eludir el contagio de otras enfermedades como la malatía. Al leproso se le daba una campana para anunciar su paso por las calles de los poblados y de esta manera la gente evitaba salir mientras que estuviese de camino.

7. Un espejo quebrado son siete años de mala suerte

10 Supersticiones que aún hacemos que tienen base histórica

Incluso ya antes de la invención de los espéculos, se pensaba que un reflejo distorsionado en el agua era señal de malos vaticinios. A esta práctica adivinatoria se le llamaba catoptromancia y consistía en saber por la apacibilidad del reflejo de la persona en un cuenco de agua si esta estaba bien o bien se hallaba espiritualmente desequilibrada.

No obstante, la creencia de que los espéculos quebrados dan 7 años de mala suerte brotó con los costosos espéculos italianos del siglo XVII, que eran elaborados con plata. Diríase que si un sirviente llegaba a romper uno de estos espéculos, trabajaría sin costo a lo largo de 7 años para el amo.

8. Cruzar los dedos para la buena suerte

10 Supersticiones que aún hacemos que tienen base histórica

Cruzamos los dedos cuando queremos fuertemente que algo bueno nos suceda o bien cuando sencillamente deseamos que un deseo se cumpla. No obstante, no existe patentiza histórica de que este ademán haya significado lo mismo anteriormente. Conforme las patentizas, este ademán se produce en el siglo XIV y por aquel entonces simbolizaba el poder y la unión en una era precristiana.

No obstante, con el tiempo, los cristianos perseguidos emplearían el ademán como una señal segrega para reconocerse entre ellos. Hasta el momento no hay un hecho histórico que indique con claridad que el ademán haya sido utilizado para querer suerte desde un inicio.

9. Tocar madera para evitar que se cumplan desastres

10 Supersticiones que aún hacemos que tienen base histórica

Esta superchería tiene un valor equívoco, puesto que se puede tocar madera cuando deseamos deshacer algo que afirmamos (que podría representar una amenaza a cumplirse) o bien cuando deseamos que algo buenísimo nos pase. Este acto supersticioso extensamente extendido por el planeta tiene sus raíces en las opiniones paganas de la tradición celta, puesto que se pensaba que los dioses habitaban en la naturaleza, de manera especial en la madera.

Por servirnos de un ejemplo, los irlandeses tocaban madera para dar las gracias a los leprechauns su buena suerte. Después, cuando el cristianismo subsumió diferentes opiniones paganas, este ademán fue asociado a la cruz de cristo y las reliquias de ella.

Además de esto, en la tradición judía, esta expresión tiene su historia. Los judíos han sido un pueblo perseguido mediante todos y cada uno de los tiempos y en el siglo XV, a lo largo de la Inquisición de España, asimismo fueron acosados. Con la intención de resguardarse se ocultaban en lugares secretos o bien en las sinagogas y para reconocerse, tocaban la puerta de la entrada en clave. Esto salvó la vida de muchos perseguidos y de ahí que ahora es una expresión que quiere suerte.

10. El temible número 13

10 Supersticiones que aún hacemos que tienen base histórica

Este es un número al que la cultura estadounidense nos ha enseñado a temer, aun se ha acuñado un término para el temor irracional a esta cifra: Triscaidecafobia. Se calcula que un diez por ciento de la población americana lo detesta, tanto con lo que edifican edificios, hoteles, oficinas, departamentos en los que el número trece que correspondería a ese piso está ausente. La creencia semeja fundamentarse en el hecho de que el código Hammurabi omite su capítulo número trece. No obstante, los especialistas piensan que su ausencia se trata de un mero fallo notarial.

La auténtica mala fama el número procede de historias míticas y religiosas. Se asientan en el hecho de que Judas fue el convidado número 13 a la última cena y que Loki, el dios de la travesura y el desastre, asimismo fue el convidado número trece a la cena del Valhala. No obstante, otras etnias como la egipcia y la china consideran el número trece como un número de la fortuna. Los egipcios piensan que hay 12 peldaños cara la iluminación, siendo el treceavo peldaño la vida eterna.

Artículos Recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo Mas Información