6 Sorprendentes historias de ladrones de identidad que por poco y se salen con la suya

6 Sorprendentes historias de ladrones de identidad que por poco y se salen con la suya

6 Ladrones de identidad que por poco y se salen con la suya Amigos, todos hemos oído charlar del "hurto de identidad" y es probable que les haya sucedido a ciertos de . En el planeta existen muchos criminales que se dedican a hacerse pasar por otras personas para engañarlas y quitarles todo lo que tienen, mas el inconveniente no termina ahí. Después de perderlo todo, muchos de precisan probar que alguien más les ha robado su identidad y esto puede ser un proceso frustrante.

En la historia ha habido muchos de estos casos, mas el día de hoy hemos venido a charlar de ciertos de los más interesantes y estrafalarios que van, en ciertos casos, alén del dinero.

1. Thomas Parkin

Thomas Parkin

Thomas, de cincuenta y uno años, vivió bastante tiempo de la pensión de su fallecida madre. Como lo hice A lo largo de 6 años, cobró talones de asistencia social bajo la apariencia de una anciana. Irene, su madre, había fallecido en dos mil tres, mas su pensión se prosiguió pagando hasta dos mil nueve, cuando su hijo, con peluca, maquillaje y vestidos de dama, vino a buscar el dinero. Su pareja, Milton Rimolo, se hizo pasar por sobrino y fingió cuidar de su "tía" e inclusive la llevó a cobrar los talones.

Thomas fue atrapado cuando el piso en el que vivía fue subastado y todavía disfrazado de Irene, acusó a la persona que adquirió la casa de fraude. Fue detenido y condenado por once cargos delincuentes que incluían fraude inmobiliario, hurto mayor, perjurio y falsificación. Thomas fue condenado a trece años de cárcel, mientras que que su "sobrino" pasó un año en cárcel.

2. Ferdinand Demara

Ferdinand Demara

Demara fue un farsante estadounidense que a lo largo de su vida se hizo pasar por fraile, funcionario de cárceles, ingeniero civil, policía, letrado, entre otras muchas profesiones, por lo que se le conocía como "El enorme farsante". No obstante, una de sus aventuras más sorprendentes fue cuando birló la identidad de un cirujano llamado Joseph Cyr y fue mandado a respaldar a las tropas a lo largo de la Guerra de Corea con cirugías que le salvaron la vida.

Inmediatamente antes de empezar las intervenciones, Ferdinand memorizó los procedimientos de un libro de texto médico y, sorprendentemente, efectuó dieciseis cirugías triunfantes. Todo se descubrió cuando la madre del auténtico Dr. Cyr notificó que su hijo jamás fue a la Guerra de Corea. Demara fue absuelto por su crimen y obligado a huir del país.

3. Christian Long

Christian Long

Después de que el cronista Michael Finkel fuera despedido de su trabajo en New York Times, se dio cuenta de que un asesino había utilizado su nombre como fugitivo después de matar a su familia. Entonces decidió entrevistar a Christian Longo y hacer una historia a este respecto que lo asistiría a recobrarse de su renuncia.

Longo y Finkel desarrollaron una “amistad” ya que, según parece, el cronista era todo lo que el delincuente deseaba ser y tenía confianza en él. Descubrió que Christian se hizo pasar por Michael después de cometer el crimen cruel por el hecho de que deseaba empezar una nueva vida como otra persona, alguien a quien admiraba. Lo sabemos, es bastante extraño.

Te puede Interesar  Greg V… el candidato a alcalde en Massachusetts que está en boca de todos por su apellido

Michael ha escrito un libro sobre la experiencia y las confesiones de Longo y se hizo una película a este respecto en dos mil quince. En lo que se refiere a Christian, el hombre ha sido condenado a muerte y todavía espera la data de ejecución.

4. Frédéric Bourdin

Frederic Bourdin

El trece de junio de mil novecientos noventa y cuatro, Nicholas Barclay, de trece años, desapareció sin dejar indicio después de jugar con amigos en San Antonio, Texas. Su familia lo procuraba desde hacía años y en mil novecientos noventa y siete recibieron noticias de España. En Linares, la policía halló a un joven que afirmaba ser Nicolau.

Supuestamente, fue secuestrado, torturado y abusado de formas impensables, y prodigiosamente consiguió escapar. ¿El inconveniente? Cuando la familia fue a procurarlo, se dieron cuenta de que no se parecía a Nicholas; el pequeño tenía ojos azules y pelo rubio, mientras que que este nuevo hijo tenía ojos cobrizos y pelo castaño. El joven aseveró que ciertas de las torturas que había sufrido incluían mudar el color de sus ojos y pelo como parte de un experimento. Los Barclays, por alguna razón, le creyeron y lo llevaron de regreso a América con .

Esa persona no era Nick sino más bien Frederic Bourdin, un farsante serial francés que se dedicó a adoptar las identidades de jóvenes desaparecidos de muchas partes de Francia. Después de un año de sospechas, en mil novecientos noventa y ocho se emitió una orden judicial para probar las huellas digitales y el ADN del joven, revelando la auténtica identidad de Bourdin. El farsante fue preso a lo largo de 6 años, mas después de salir de la prisión, siguió robando identidades.

5. Barbora Skrlova

Barbora Skrlova

Skrlova, una mujer de treinta y tres años, se hizo pasar por un pequeño de trece años llamado Adam y pasó 4 meses en un orfanato en Noruega. La mujer escapaba de las autoridades y se inscribió en este instituto haciéndose pasar por un hijo. Skrlova se afeitó la cabeza y se anudó los senos para que pareciese un pequeño de trece a catorce años. No obstante, los maestros afirman que apreciaron un comportamiento infrecuente en Adam, mas decidieron ignorarlo, creyendo que era un pequeño muy "maduro para su edad".

No obstante, la patraña fue descubierta después de que Adam desapareciese de la escuela y se hizo una investigación nacional para localizarlo, descubriendo que realmente era Skrlova, un fugitivo de la justicia. La mujer fue acusada de hurto de identidad y fraude a las autoridades. Ah, recuerda la película de El orfanato? Está inspirado en esta mujer.

6. Raphael Gold

rafael-golb

Las razones de Golb para hurtar identidades eran más conocidas que las de beneficios monetarios. El hombre deseaba asistir a su padre, un maestro de la Universidad de Chicago, a que se tomara de verdad su discutida teoría sobre los Rollos del Mar Fallecido. Sus colegas académicos no apoyaron sus ideas, por lo que Raphael birló las identidades de los colegas de su padre y falsificó declaraciones que respaldaban sus teorías.

No obstante, pronto se descubrió que Raphael estaba detrás de cada weblog y artículo publicado. Fue condenado a 6 meses de cárcel y su padre terminó perdiendo verosimilitud.

Artículos Recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo Mas Información