8 Personas que sobrevivieron a situaciones y accidentes casi imposibles; uno burló la muerte 7 veces

8 Personas que sobrevivieron a situaciones y accidentes casi imposibles; uno burló la muerte 7 veces

Hay historias que sencillamente son bastante difíciles de opinar, como personas que son víctimas de ostentosos accidentes y salen de ahí con una costilla rota o bien gente que subsiste un enorme incendio. En resumen, un montón de anécdotas que sabemos que no ocurren de forma frecuente y nos atrevemos a decir que son una en un millón.

Hoy les vamos a contar sobre diez personas que subsistieron a las situaciones más intensas y ostentosas, hasta acabarás preguntándote: ¿de qué forma lo hicieron? Bueno, quizás es por el hecho de que no les tocaba…

1. Charles Herbert Lightoller

8 Personas que sobrevivieron a situaciones casi imposibles

Hables fue el segundo oficial a bordo del Titanic y ya antes de esta experiencia, ya había experimentado la ira del mar en muchos viajes a bordo de navíos como Primrose, Holt Hill, Primrose Hill, Knight Companion, entre otros muchos, con lo que este no era su primer rodeo. No obstante, no estaba listo para la noche del catorce de abril de mil novecientos doce, cuando el navío chocó contra un iceberg.

Hables asistió a poner a salvo a prácticamente cuarenta y siete botes con mujeres y pequeños. Cuando no quedaron más, el primer oficial le ordenó subir a uno de los botes, mas insistió en quedarse atrás con la pretensión de salvar más vidas. Instantes después, el navío se sumergió por completo, jalándolo con él a través de un conducto de ventilación. Le resultó bastante difícil nadar de vuelta a la superficie y hasta creyó que ese sería su fin, mas entonces una de las calderas explotó. La fuerza de la explosión lanzó al marinero a la superficie. Converses, así como ciertos miembros de la tripulación, se aferraron a un bote volcado, hasta el momento en que el Carpathia llegó a salvarlos.

8 Personas que sobrevivieron a situaciones casi imposibles

El 1 de junio de mil novecientos cuarenta, con sesenta y seis años de edad, Hables llevó su navío, el Sundowner, a Dunkerque para asistir al ejército atrapado, salvando a ciento treinta hombres. Está claro que Hables Herbert Lightoller fue un auténtico héroe.

2. José Salvador

8 Personas que sobrevivieron a situaciones casi imposibles

José era un pescador de El Salvador que salió en un viaje de pesca al lado de su compañero, Ezequiel, en el mes de noviembre de dos mil doce. Poco tras empezar su viaje, su navío se desvió debido a una fuerte tormenta de 5 días. Si bien José y su compañero pudieron apresar quinientos kg de pescado, debieron tirarlo todo para asistir al bote a resistir el mal tiempo.

Sin remos, anclas y ningún dispositivo satelital, el navío empezó a navegar sin rumbo fijo en el océano. José y Ezequiel solo tenían un puñado de suministros que pronto empezaron a escasear. Se nutrieron de ciertos peces y tortugas, y recogieron agua de lluvia siempre y cuando les fue posible, mas la mayor parte de las veces se vieron obligados a tomar sangre de tortuga o bien su orina.

8 Personas que sobrevivieron a situaciones casi imposibles

Tras estar en el océano a lo largo de 4 meses, Ezequiel enfermó y murió. Múltiples meses después, un treinta de enero de dos mil catorce, José vio un pequeño pedazo de tierra, nadó a ella y entró en contacto con la civilización humana. Había pasado trece meses a la deriva. Bastante gente no creyó la historia de José, mas los estudiosos pudieron confirmar que muchos detalles de su relato tenían sentido.

3. Frane Selak

8 Personas que sobrevivieron a situaciones y accidentes casi imposibles; uno burló la muerte 7 veces

Selak es probablemente el hombre con más buena suerte del mundo o peor, depende de cómo lo vean ustedes. En 1962, Selak escapó a la muerte por primera vez. Viajaba en tren cuando este se volcó, se salió de la vía y cayó a un río. Selak fue rescatado, mientras que los otros 17 pasajeros murieron. Al año siguiente, el hombre realizó su primer viaje en avión, pero una de las puertas de emergencia no funcionaba y Selak fue arrojado fuera de la aeronave. Por fortuna, aterrizó en un pajar. El avión se estrelló más adelante y el resto de los pasajeros murió.

Tal vez creas que dos roces con la muerte son suficientes, pero no. A tres años del último accidente, Selak iba de viaje en un autobús cuando este se estrelló contra un río. Cuatro pasajeros perdieron la vida, pero Selak nadó hasta la orilla con solo unos moretones.

8 Personas que sobrevivieron a situaciones y accidentes casi imposibles; uno burló la muerte 7 veces

Años después, Selak conducía su vehículo cuando el tanque de comburente explotó, mas este consiguió escapar segundos ya antes. En otro percance, la gasolina de una bomba de comburente prendió en llamas y también hizo que su vehículo saliese volando por los aires. Este hombre acabó con el pelo quemado. No obstante, subsistió de nuevo.

En mil novecientos noventa y cinco fue arrollado por un autobús. Consiguió subsistir con heridas leves. El último accidente fue de los más ostentosos. Estaba en su auto cuando chocó con un camión de las Naciones Unidas en una carretera montañosa. Tras chocar con el camión, se desvió a una barrera de tráfico al filo de la carretera y la puerta del auto se abrió de cuajo. Como no llevaba cinturón de seguridad, fue expulsado del vehículo, mas a Dios gracias se las arregló para sujetarse de un árbol y vio caer su auto al vacío.

8 Personas que sobrevivieron a situaciones y accidentes casi imposibles; uno burló la muerte 7 veces

Con tanta buena suerte, lo mejor que podría hacer es comprarse un billete de lotería, ¿no es de esta forma? Puesto que Selak lo hizo y se ganó un millón de dólares americanos solo un par de días tras su aniversario número setenta y tres. Adquirió una casa y un navío con sus ganancias y obsequió el resto a sus familiares y amigos. Aguardamos que ese bote no concluya hundido.

4. Los sobrevivientes del 11 de septiembre

8 Personas que sobrevivieron a situaciones y accidentes casi imposibles; uno burló la muerte 7 veces

Todos recordamos el once de septiembre de dos mil uno como uno de los acontencimientos más trágicos de la historia. Bastantes personas perdieron la vida o bien a sus seres queridos. Mas en la mitad de todo el caos y la inseguridad, hubo ciertas personas agraciadas que se aferraron a la protección de las escaleras de las construcciones y subsistieron al accidente.

Todo ocurrió en la escalera ubicada en el medio de la Torre B del World Trade Center. Había dieciseis personas en total: un ingeniero, un contador, un empleado temporal, un oficial de policía y doce bomberos. Todos , sosteniéndose del barandal de protección, consiguieron subsistir mientras que veían de qué forma las paredes a su alrededor se caían en pedazos. La gente aterrizó en los pisos inferiores y quedaron sepultados en los restos, mas fueron salvados con éxito. La mayor parte de ellos quedó con traumas severos y debieron buscar ayuda profesional.

Te puede Interesar  Las 10 personas más altas de la historia que podrían haber visto a los basquetbolistas como hormiguitas

5. Vesna Vulović

8 Personas que sobrevivieron a situaciones y accidentes casi imposibles; uno burló la muerte 7 veces

En mil novecientos setenta y dos, Vesna era azafata del vuelo JAT trescientos sesenta y siete que iba de Estocolmo a Belgrado con escala en Copenhague y Zagreb. Era la primera vez que Vesna viajaba a Dinamarca, con lo que estaba muy conmovida y ya había hecho planes para su estancia en el país. No obstante, sus planes cambiaron drásticamente.

El vuelo llegó a Copenhague a las 14:30 horas, y Vesna afirma haber dicho tanto a todos y cada uno de los pasajeros como a la tripulación que desembarcasen, incluyendo un hombre sospechosamente molesto. Ella piensa que ese señor fue quien puso la bomba en el equipaje y la facturó hasta Belgrado. Esta persona no volvió a abordar el vuelo y despegaron a las 15:15 horas.

Cerca de las 16:01 horas, la bomba explotó. El aeroplano se rompió en pedazos en el aire y Vesna cayó a una altura de diez mil metros cara el suelo. De los veintiocho pasajeros y miembros de la tripulación, solo la azafata aterrizó con vida. Fue encontrada por un campesino que la escuchó vocear de entre los restos. El impacto le provocó múltiples heridas y entró en coma a lo largo de muchos días en el centro de salud. Tenía el cráneo fracturado, 2 piernas rotas, 3 vértebras rotas, costillas rotas y la pelvis fracturada. Las heridas la dejaron paralizada de la cintura para abajo, mas pudo recobrarse, si bien nunca volvió a pasear bien.

Vesna se transformó en un héroe nacional en Yugoslavia. En mil novecientos ochenta y cinco se le dio un sitio en el Libro Guinness de los Récords Mundiales como la persona que subsistió a la caída más alta sin paracaídas.

6. Aron Ralston

8 Personas que sobrevivieron a situaciones y accidentes casi imposibles; uno burló la muerte 7 veces

Aron estaba caminando solo en el Cañón Blue John, en Utah, USA, el veintiseis de abril de dos mil tres. Mientras que descendía por un estrecho cañón, una de las rocas se desprendió por encima de él y aplastó su mano derecha contra la pared del cañón. Absolutamente nadie sabía que se hallaba en ese sitio, con lo que, en su ausencia, absolutamente nadie sabría dónde procurarlo. No tenía esperanzas de subsistir.

A lo largo de los días siguientes, empezó a comer la poca comida que tenía. Subsistió de esta forma a lo largo de 5 días y después se vio obligado a tomar su orina para no desecarse. Cuando todos su métodos para liberar su brazo no funcionaron, Aron decidió cercenarlo con una navaja multiusos que llevaba. Pronto se percató de que debía romper su hueso para liberarlo por completo.

En la pared del cañón, grabó su nombre, data de nacimiento y muerte, puesto que pensaba que no subsistiría la noche. Grabó sus últimas palabras en un desgarrador vídeo dirigido a sus progenitores y se dispuso a dormir. Por la mañana siguiente, descubrió que su brazo había empezado a descomponerse, lo que le dejó romperlo por completo y salir de ahí. Anduvo unos doce quilómetros ya antes de tropezar con una familia que se hallaba caminando por el sitio. Ellos alertaron a las autoridades y, al fin, salvaron a Aron.

Al instante, el hombre había perdido dieciocho kg y el veinticinco por ciento de su sangre en volumen. Las autoridades recobraron su brazo, el que fue calcinado y Aron extendió sus cenizas en exactamente el mismo sitio del accidente a lo largo de su aniversario número veintiocho. Según él, ahí es donde pertenecen.

7. Richard Norris Williams

8 Personas que sobrevivieron a situaciones y accidentes casi imposibles; uno burló la muerte 7 veces

Richard fue un consumado tenista que planeaba participar en campeonatos estadounidenses y entrar a la Universidad de Harvard, si bien por poco no lo consigue. Él y su padre estaban a bordo del Titanic cuando se hundió. Su padre murió aplastado por el embudo de la proa del navío, mas Richard se aferró a un bote. No obstante, su cintura quedó expuesta a las heladas aguas hasta el momento en que fue salvado.

El médico de rescate aconsejó la amputación de las dos piernas, mas se negó. Empezó a hacer ejercicio diariamente y, por último, se recobró. Sostuvo su carrera en el tenis y entró en Harvard. Pese a su traumática experiencia y lesión, se adelantó para ganar los dobles mixtos de E.U. de mil novecientos doce. Se transformó en el vencedor individual de USA en mil novecientos catorce y mil novecientos dieciseis, y en mil novecientos veinte ganó el torneo de dobles masculino de Wimbledon. Se transformó en el medallista de oro olímpico de mil novecientos veinticuatro.

Además de esto, sirvió en el ejército de los U.S.A. a lo largo de la Primera Guerra Mundial y fue premiado con el Chevalier de la Legion d’Honneur y la Croix de Guerre. Indudablemente, el destino de Richard no era fallecer en aquel lamentable accidente.

8. Betty Lou Oliver

8 Personas que sobrevivieron a situaciones y accidentes casi imposibles; uno burló la muerte 7 veces

El veintiocho de julio de mil novecientos cuarenta y siete ocurrió una desgracia en el Empire State Building. Un aeroplano bombardero B-veinticinco se estrelló contra la construcción y la colisión mató al conduzco, a 2 personas en el aeroplano y a once personas en el circuito. El choque destrozó los cables de 2 elevadores, los dos se hallaban en el piso setenta y nueve y se estrellaron contra el suelo.

En uno de ellos estaba Betty Lou Oliver, una operadora de elevadores de diecinueve años. Oliver se rompió el cuello, la espalda y la pelvis por la caída, mas sorprendentemente ¡subsistió! Es bastante difícil decir si fue la fortuna de la mujer o bien la magia de la física lo que le salvó la vida, en tanto que los cables rotos del ascensor se enrollaron uno sobre el otro bajo el aparato y formaron una estructura en forma de cojín que amortiguó la caída.

Artículos Recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo Mas Información