Abuelito llora desconsolado porque sus hijos le están exigiendo la herencia en vida

No existe nada más desconsolador y triste que ver llorar a un anciano, y a todo el planeta se le hizo un nudo en la garganta de indignación y mucho sentimiento al mirar a este abuelo vertiendo lágrimas en la calle.

Una reportera del canal Antena nueve, de Perú, se aproximó a don Segundino Castro Mercedes, un hombre de la tercera edad que llevaba un enorme sombrero y estaba sentado en una banqueta en la urbe de Huamachuco, llorando con mucho sentimiento. Ella deseaba saber por qué razón estaba tan triste, y su motivo nos rompió el corazón.

Este anciano de 78 años de edad se dedica a vender huevo para tener ingresos, y contó al medio local peruano que sus hijos le estaban demandando que les repartiera en vida la herencia que les toca.

Su esposa murió hace 7 meses y, desgraciadamente, el hijo que lo cuidaba a él también murió en el mes de julio. Una de sus hijas comenzó a hacerse cargo de cuidarlo, pero ella y sus otros 5 hermanos empezaron a batallar por las tierras que tiene.

La entrevista en vídeo captó los instantes más desgarradores cuando este anciano trabajador llora por el hecho de que no aguanta las riñas en su familia y no sabe qué hacer: “Son mis hijos, sé que tienen derechos, pero ya no aguanto más”.

Don Segundino se sintió tan presionado por sus hijos, que aun afirmó que había pensado en quitarse la vida para no seguir en esta indignante situación. Por suerte, fue llevado a un centro de atención a adultos mayores, en donde se le va a dar ayuda legal para finiquitar con el enfrentamiento familiar.

De entre las cosas que conmueven hasta al corazón más duro, las lágrimas de un anciano a quien su familia le ha dado la espalda es una de las más tristes. Esperamos que la situación de don Segundino pueda prosperar y cuente con el apoyo preciso para librarse de la ingratitud de sus hijos.

Acá les dejamos el vídeo completo de la entrevista con este triste abuelo, y de veras precisan tener a la mano un pañuelo pues llorarán como todos lo hicimos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo Mas Información