Chico adopta a perro callejero que cuidó su auto robado

Chico adopta a perro callejero que cuidó su auto robado

Existe la creencia de que todos los seres humanos tenemos un ángel que nos cuida y nos protege del mal. Si bien esto no ha sido confirmado por la ciencia ni de ninguna otra manera, hay historias como la de un niño y un perro callejero que nos hacen creer que esto es cierto.

Resulta que un tipo estaba de fiesta y estacionó su auto cerca del lugar, pero al salir no lo pudo encontrar. Estuvo días buscando hasta dar con su paradero, lo curioso es que el vehículo estaba protegido por un perro callejero que no conocía. Sin embargo, este peludo era el encargado de mantener seguro el auto. Ese motivo fue suficiente para enamorarse del perrito y hacerlo parte de su vida, aunque la historia no termina ahí.

Niño abrazando a un perro;  Niño adopta perro callejero que cuidó su auto robado

Esta historia comenzó el 15 de enero de este año, cuando Víctor Mangino, oriundo de Brasil, salió de fiesta en su auto, el cual luego fue robado por unos bandidos.

Su vehículo es su fuente de trabajo, por lo que inmediatamente se movilizó a buscarlo. Pero no fue hasta unos días después que la policía dio con el paradero del coche, que estaba custodiado por un perro callejero al que no conocía.

Me hicieron algunas preguntas, confirmaron mis datos, registro. Luego me preguntaron si había un perro con el vehículo. Dije que no, que no tenía perro. Me dijeron que encontraron el Corsa porque llamó mucho la atención el perro que estaba en el techo del carro, que estaba de guardia y no dejaba que nadie se le acercara. Fue entonces cuando me estremecí.

Confundido y sorprendido por los hechos, Víctor terminó adoptando al cachorro al que llamó Heineken, sabiendo que tenía que devolverle el favor de una forma u otra. Así que lo llevó al veterinario, donde le diagnosticaron anemia severa.

Te puede Interesar  Mexicanos crean el cuero vegano a base de nopal y revolucionan la industria de la moda

Víctor hizo todo lo posible para comprar los medicamentos y alimentos necesarios. Además, sus amigos y conocidos se sumaron a la causa. Desafortunadamente, Heineken perdió la batalla el 3 de febrero, pero el niño agradeció de todo corazón su ayuda y compañía.

No tengo palabras para describir el dolor que siento en este momento. Hice todo por ti, amigo mío, gasté todo lo que tenía e hice todo para salvarte. No sé cuáles fueron los planes de Dios para ti en mi vida, pero sé que tus últimos días fueron sin duda los mejores. Te amo.

Artículos Recomendados

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo Mas Información