China condena a 4 años de prisión a la periodista que informó el brote de Covid-19 en Wuhan

El periodismo no habría de ser castigado si busca dar a conocer la verdad sobre un tema y es exactamente de ahí que una periodista china es presa. Zhang Zhan, de 37 años, fue sentenciada a 4 años en cárcel por “provocar riñas y problemas” al documentar el comienzo del brote de coronavirus en la ciudad de Wuhan.

La periodista recibió su sentencia en el Tribunal de Shanghái el día de hoy, 28 de diciembre, por sus informes sobre el país a lo largo del brote inicial de covid-19 sucedido en el mes de diciembre de 2019. Los reportes oficiales aseveran que Zhang viajó a Wuhan en el mes de febrero de 2020 para dar más información sobre la pandemia en curso.

Zhang, quien asimismo es abogada, notificó sobre el intento del país por contener el virus justo cuando el gobierno chino empezaba a limitar la cobertura de los medios. No obstante, la pandemia empezó a empeorar y documentó los centros de salud desbordados de personas, como las calles vacías en las plataformas Wechat, Twitter y YouTube, pese a que estas 2 última redes estaban bloqueadas en China.

La cobertura de esta periodista cesó en el mes de mayo cuando, conforme los informes, la policía china la detuvo y la llevó a Shanghái, urbe a más de 640 quilómetros de su hogar y en donde fue detenida formalmente en el primer mes del verano. Además de esto, estuvo detenida a lo largo de 3 meses ya antes de poder reunirse con su abogado.

Algo que se ha comentado mucho en medios como CNN es que Zhang hizo una huelga de hambre mientras que estaba presa y las autoridades de la penitenciaría debieron conectarle cilindros de alimentación a la nariz y boca, aparte de anudarle las manos para evitar que se quitara los cilindros.

Las acusaciones por “provocar disputas y problemas” en China son algo muy habitual, sobre todo contra activistas. Las acusaciones contra Zhang van de “publicar grandes cantidades de información falsa” y percibir entrevistas de medios extranjeros para “agitar maliciosamente la situación de la pandemia de covid-19 en Wuhan”. No obstante, su abogado, Zhang Keke, afirmó que la fiscalía no tiene pruebas sólidas contra su clienta.

A lo largo de su juicio, en forma de queja, Zhang apenas habló y se negó a declararse culpable. Los activistas en favor de la democracia hacen una campaña por la liberación de la cronista.

Si bien se piensa que Zhang Zhan es la primera periodista en ser sentenciada por informar sobre la pandemia de covid-19 en China, indudablemente no es la primera detenida por este motivo. Otros periodistas independientes como Chen Qiushi, Li Zehua y Fang Bin fueron detenidos por exactamente las mismas circunstancias: cubrir la nueva noticia del brote en la ciudad de Wuhan.

China ha conseguido supervisar en buena medida el virus, lo que le ha tolerado regresar a una relativa normalidad. No obstante, las limitaciones a la prensa siguen siendo exactamente las mismas. Los medios chinos han empezado a impulsar una historia sobre el origen alternativo de la pandemia, asegurando que el brote inicial brotó fuera de su país y llegó a Wuhan mediante productos de importación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo Mas Información