Tardó 40 años en construir una ciudad subterránea tipo búnker hecha solo de camiones escolares

Tardó 40 años en construir una ciudad subterránea tipo búnker hecha solo de camiones escolares

Construyó un cobijo bajo tierra hecho con camiones escolares Existen diferentes teorías de maquinadores, conjuntos religiosos e inclusive ecologistas que coinciden en que el planeta puede terminar poquito a poco por causas naturales, el hombre, la inteligencia superior o bien la fuerza divina. Dado este riesgo, ciertas personas procuraron prepararse edificando búnkeres y guardando comestibles.

Estas personas videntes pueden considerarse locas, en tanto que no ha habido una urgencia que, como tal, requiera acciones de alta supervivencia o bien aislamiento en un búnker (incluyendo la pandemia de coronavirus). Mas eso no quiere decir que, frente a un posible desastre, la gente se va a preparar y va a tener éxito, como Bruce Beach, quien prácticamente edificó una ciudad subterránea con camiones escolares.

Tardó 40 años en construir una ciudad subterránea tipo búnker hecha solo de camiones escolares

Bruce tiene ochenta y seis años, nació en Winfield, Kansas

Creció en uno de los instantes más bastante difíciles de U.S.A.. El país atravesó la Guerra Fría y después la Guerra de Vietnam, que dejó un paisaje arrasado y un miedo incesante a represalias contra la nación. Con ese temor, Bruce y sus hijos se mudaron a Canadá, donde creyeron que tendrían una vida más pacífica. Mas eso no fue suficiente para él, quien aún considera que una catástrofe podría acontecer en cualquier instante.

Así que a lo largo de 5 años amontonó los materiales precisos para construir un cobijo. Empezó una especial compilación de buses escolares que empezó a adquirir en mil novecientos ochenta a un coste promedio de $ trescientos cada uno de ellos. Después de doce años, ya constaba de cuarenta y dos buses. Los automóviles tenían una peculiaridad: eran de acero reforzado, o sea, eran resistentes a una explosión.

Tardó 40 años en construir una ciudad subterránea tipo búnker hecha solo de camiones escolares

Comenzó a juntarlos en forma de caja grande y cavó un hoyo de 4 metros de profundidad donde guardaría sus cubos de metal. Pronto su compilación fue sepultada con un metro de cemento encima. El plan de Bruce era construir un complejo apartado del planeta exterior. Hizo un laberinto que podría servir como cobijo subterráneo y, con más de 3 mil metros cuadrados, se transformó en uno de los complejos subterráneos más grandes del continente. Lo llamó Arca 2.

Sabía que sostenerlo sería una labor difícil

Por lo que contrató a un buen ingeniero para asegurar la seguridad del sitio. Esta persona no podría ser más conveniente que exactamente el mismo profesional que inspeccionó la construcción del metro de Toronto. Esta relación garantizó la seguridad estructural del edificio. Además de esto de este procedimiento de protección, diseñó un sistema de saneamiento, en tanto que considera esencial que no exista peligro para la salud ni contagio de ninguna enfermedad.

Tardó 40 años en construir una ciudad subterránea tipo búnker hecha solo de camiones escolares

La carcasa metálica está desarrollada con cañerías y drenaje inmejorable, un sistema de suministro de agua, como dormitorios, salas comunes e inclusive espacios para recreación infantil y cárcel. Bruce piensa que uno de los factores esenciales para la supervivencia es la disciplina. De ahí que, una de las reglas de Arca Dois es que hombres y mujeres duerman separadamente con el fin de acrecentar la eficacia del espacio, además de esto de continuar todos y cada uno de los protocolos.

Este espacio, considerado solo como un cobijo temporal con suministros a lo largo de 3 semanas para quinientos personas, está pertrechado con una silla de dentista y un depósito de cadáveres. Mas las inclemencias naturales lo afectaron, en tanto que atravesó incendios, inundaciones y ataques de ratas a las reservas.

Tardó 40 años en construir una ciudad subterránea tipo búnker hecha solo de camiones escolares

Después de 40 años de dedicar tiempo y dinero en este proyecto

las autoridades se enteraron de Ark Dois y también procuraron suspender la obra. El gobierno invirtió más de doscientos cincuenta dólares estadounidenses para destruir el cobijo, mas después de treinta sesiones judiciales, Bruce y sus objetivos continúan íntegros. Además de esto, los bomberos han intentado cerrarlo en 3 ocasiones, mas el proyecto prosigue avanzando.

Bruce pertenece a un conjunto de nicho conocido como preparadores que piensan que el apocalipsis es inminente y se preparan para él. Mas a diferencia de la mayoría que solo ve por su supervivencia personal, Bruce lleva su proyecto a la comunidad. Aunque no ha habido una auténtica destrucción apocalíptica, el arca deja un testimonio de esperanza en el futuro y la supervivencia de la comunidad.

Te puede Interesar  El hidrógeno metálico es una realidad en la Tierra: “el santo grial” de la física de alta presión

Artículos Recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo Mas Información