Hombre no recibe pago por su trabajo y decide destruir lo que había construido

Hombre no recibe pago por su trabajo y decide destruir lo que había construido

Contratista molesto destroza edificio que él construyó La frustración es un mal que nos ataca a todos y las reacciones a ella acostumbran a ser distintas, como las causas. Mas, prácticamente siempre y en todo momento, frente al agobio solo hay de 2 males: la depresión o bien la ira. En un caso así, la ira tuvo a un contratista alemán, quien decidió utilizar su retroexcavadora para ocasionar estropicios a unos departamentos que mismo edificó.

Este nivel de enfurezco no lo habíamos visto desde el instante en que Jesús expulsó a los mercaderes del templo de Dios y este colérico constructor alemán, con toda razón, bien pudo haber proferido las injurias del penitente contra sus deudores: “Mi casa va a ser llamada casa de oración para todas y cada una de las naciones…Pero han hecho de ella una gruta de ladrones”.

Contratista molesto destroza edificio que él construyó

La razón por la cual el constructor se llenó de saña y decidió destruir una parte de los balcones de un complejo habitacional fue por el hecho de que llevaba un buen tiempo sin percibir el pago por su trabajo, y semeja que pasaría todavía más tiempo sin recibirlo. Por esta razón no vaciló en subirse a la retroexcavadora para deshacer lo que había erigido con sus manos.

Las autoridades estiman daños por 7 millones de dólares americanos al inmueble y valoran la posible presencia de daños estructurales que lleven la demolición del edificio. No obstante, al concluir de hacer su pataleta, el hombre se subió a su carro y se dirigió a entregarse a las autoridades.

De todas y cada una maneras, el furioso alemán podría quedar libre debido a que asegura que la edificación aún le pertenece, puesto que no le han pagado por su trabajo en él. Hecho que de comprobarse, lo dejaría en libertad, en tanto que no habría delito que perseguir.

Te puede Interesar  Los empleados de Facebook son las personas más felices del mundo con su trabajo

El acontecimiento tuvo lugar en la urbe de Blumberg, al sur de Alemania, y los vecinos que testimoniaron la furia del hombre afirmaron que solo se detuvo pues la manguera hidráulica de la retroexcavadora se rompió. El brote psicótico quedó grabado y se volvió viral. Ahora este contratista alemán está a la espera de las determinaciones de la ley. Tras todo, la ira es una emoción universal, perder la paciencia es de humanos y el papa Francisco no se ha fatigado de recordárnoslo.

Contratista molesto destroza edificio que él construyó

Artículos Recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo Mas Información