El hombre que pasó 72 horas de su vida encerrado con serpientes venenosas para salvarlas

El hombre que pasó 72 horas de su vida encerrado con serpientes venenosas para salvarlas

El hombre indio que vivió 72 horas con serpientes venenosas La mayor parte de nosotros le teme a las víboras, puesto que no solo están ancladas en el imaginario colectivo como figura satánica, asimismo la mordedura de ciertas de ellas puede ser venenosa y hasta mortal. Además de esto, no debemos olvidar que fueron admiradas por muchos pueblos mesoamericanos y de Oriente. No obstante, si bien hayamos dejado de demonizar a estos preciosos animales y seamos fanes declarados de Quetzalcóatl, no sabemos si deseamos pasar nuestro fin de semana encerrados en una habitación rodeados por múltiples de estos especímenes mientras que contemplamos la majestuosidad de su piel enroscándose en los muebles.

Es prácticamente seguro que si nos encerrasen con numerosas víboras venenosas, entraríamos en pavor, todos menos Neelam Kumar Khaire, un hombre de la India que en su juventud se aventuró a pasar 3 días bajo llave con múltiples víboras de las especies más venenosas. La resolución la tomó tras ver que las víboras eran aniquiladas solo por el miedo que inspiraban.

El hombre indio que vivió 72 horas con serpientes venenosas

El amor de Kumar por estos reptiles nació en mil novecientos ochenta cuando trabajaba en una casa de vacaciones en Matheran, cerca de la ciudad de Bombay. Kumar era el administrador de dicha morada, con lo que debía hacerse cargo toda vez que los huéspedes horrorizados reportaban que una víbora se había colado a sus aposentos. A lo largo de un tiempo, a Kumar no le quedó más que matar a muchas de aquellas víboras, mas entonces se fatigó de matarlas, puesto que realmente no hacían daño a absolutamente nadie.

A lo largo de sus años de trabajo en aquella casa, Kumar atrapó a más de veinticinco mil víboras y recibió solo seis mil mordeduras. Tras apresarlas, este hombre las llevaba hasta las colinas de Sahyadri y las liberaba.

El hombre indio que vivió 72 horas con serpientes venenosas

Detestaba matar criaturas tan bellas, la mayor parte de ellas eran inofensivas. Entonces empecé a apresarlas y soltarlas en las colinas de Sahyadri. Una vez capturé una víbora y la llevé al Instituto Haffkin en la ciudad de Bombay. Me afirmaron que era venenosa y que era demasiado peligroso llevarla de esa forma. El accidente aumentó mi coraje, y de esta forma empezó mi obsesión por las víboras.

Por tal razón, Kumar se planteó probar que las víboras solo mordían cuando se sentían conminadas o bien eran molestadas. Este sujeto deseaba mudar la percepción que se tenía de los reptiles. Además de esto, planeaba abrir un espacio dedicado a la preservación y también investigación de las víboras, conque creyó que la mejor forma de cumplir sus objetivos y mudar la mentalidad de las personas era lograr la atención de los medios rompiendo un récord Guinness.

Te puede Interesar  Hombre declarado legalmente ciego recupera la vista con un implante de córnea artificial

Su plan debió aguardar ciertos años, hasta el momento en que Kumar tuvo veintiocho años y empezó a trabajar como recepcionista en un hotel cinco estrellas de la ciudad de Pune, India. En aquel momento, Kumar decidió encerrarse a lo largo de setenta y dos horas al lado de setenta y dos víboras venenosas, entre aquéllas que se hallaban veintisiete cobras monocelulares, veintisiete serpientes de Russell, 9 cobras binoceladas, 8 kraits con bandas y 4 víboras comunes.

Para conseguir las ventajas aguardados, Kumar debía exceder el récord establecido un año atrás por el sudafricano Peter Snyiemaris, puesto que este hombre ostentaba el récord Guinness al haber pasado cincuenta horas en compañía de dieciocho víboras venenosas y seis semivenenosas. No obstante, la misión de Kumar lo llevaría a superar sobradamente el viejo récord de Snyemaris. Además de esto, Kumar creía que un indio debía conseguir el récord debido a la proximidad cultural y religiosa del país con las víboras.

En mil novecientos ochenta y seis, Neelam Kumar Khaire consiguió el récord Guinness que le dejó captar los inversores para edificar su santuario herpetológico. A lo largo de los 3 días y 3 noches que convivo con las víboras no recibió ninguna mordedura, solo las movió sutilmente cuando procuraban escalar por su cuerpo, y probó que las víboras son apacibles mientras que no sean desequilibradas. Al final, este cautivador de víboras creó el Parque de Víboras Katraj, con el patrocinio de la Empresa Municipal de la ciudad de Pune. Además de esto, creó la Escuela de Medio Entorno, Desarrollo Rural y Extensión de Uttara. De esta manera dio una enorme lección al mundo entero sobre el respeto a otras formas de vida.

El hombre indio que vivió 72 horas con serpientes venenosas

Artículos Recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo Mas Información