El primer parche anticovid está siendo desarrollado en una universidad de Reino Unido

Al tiempo que todos estamos esperando percibir pronto la vacuna para combatir el SARS CoV-2 causante del coronavirus, los científicos siguen trabajando para progresar la administración de estas fórmulas con la intención de concluir de una vez por todas con la presente pandemia.

En numerosos países ya se cuentan con las vacunas de Pfizer/BioNTech, Moderna o bien Sputnik V y prácticamente todos estamos prestos a percibir una inyección o bien 2 para resguardarnos contra el covid-19. No obstante, tener otra alternativa menos dolorosa que además de esto pueda informarnos sobre la contestación inmunológica de nuestro cuerpo, suena mucho mejor.

En la Universidad de Swansea en Gales, R. Unido, están desarrollando una nueva administración de la vacuna mediante un pequeño parche inteligente. Este se pone en el brazo del paciente, se deja a lo largo de 24 horas a fin de que aumente la producción de inmunoglobulinas —los anticuerpos— y al final se retira para ser escaneado.

El análisis deja valorar qué tan eficaz fue la contestación inmunológica del organismo y al final se puede desechar. Esta nueva opción tiene microagujas en su superficie, que no penetran tanto en la piel y es mucho menos dolorosa que una inyección hipodérmica.

El doctor Sanjiv Sharma es un titular de Swansea y el responsable de este proyecto, quien asegura que este parche inteligente no solo es buena opción para la vacuna contra el covid-19, sino abre las puertas al tratamiento de otras enfermedades generadas por virus. Además de esto, su producción tiene un bajo costo.

Lo que esperamos como contestación a la autoadministración de este parche de vacuna es ver la producción de inmunoglobulinas, que el dispositivo va a poder advertir. Este dispositivo de administración de vacunas de bajo costo garantizará un regreso seguro al trabajo y la administración de los próximos brotes de covid-19.

Mas allá de la pandemia, el alcance de este trabajo podría ampliarse para aplicarse a otras enfermedades infecciosas, en tanto que la naturaleza de la plataforma deja una rapida adaptación a diferentes enfermedades de esta clase.

– Doctor Sanjiv Sharma

Los especialistas de Swansea trabajan en grupo con el centro de investigación IMPACT y el Instituto Imperial de la ciudad de Londres, y esperan tener listo el prototipo a principios del mes de marzo de este 2021.

No es que les tengamos temor a las inyecciones, pero si la ciencia nos puede ayudar a percibir una vacuna de una manera mucho menos dolorosa y angustiante, enhorabuena por quienes trabajan para ahorrarnos ese sufrimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo Mas Información