Encuentran una enorme araña creída extinta que disuelve los órganos de sus víctimas

Una de las arañas más grandes de G. Bretaña, que se creía extinta, fue encontrada tras más de 25 años sin ser divisada. Conforme notificó la organización de conservación de vida silvestre, Surrey Wildlife Trust, encontraron un conjunto de arácnidos en un polígono de entrenamiento militar del Ministerio de Defensa inglés.

La araña zorro (alopecosa fabrilis) puede lograr un tamaño de hasta cinco centímetros de diámetro y está clasificada como una especie "en riesgo crítico de extinción", en tanto que no se había detectado ningún ejemplar desde 1993.

Conforme los especialistas, se trata de un arácnido de patas pilosas con una genial vista, camuflaje y velocidad, aparte de ser un predador ventajista que caza por la noche. Entre sus comidas preferidas se incluyen insectos como escarabajos, hormigas y otras arañas más pequeñas.

Sus víctimas son inmovilizadas cuando este predador les inyecta un potente veneno para disolver los órganos internos. Entonces, la araña zorro está ya lista para alimentarse con sus fuertes apéndices frontales.

El científico Mike Waite de Surrey Wildlife Trust, aseveró estar encantado de haber probado la existencia de la enorme araña zorro. Tras un par de años de rastreo, el equipo de investigación halló una pequeña colonia de arañas zorro en un lugar de entrenamiento militar en el condado inglés de Surrey, conforme publicó BBC News.

"Tras muchas horas de busca nocturna con una antorcha a lo largo de los últimos par de años, apenas alumbré la araña, supe lo que era. Estoy encantado de haber probado por último la existencia de la enorme araña zorro. Es una araña hermosa", aseveró el científico Mike Waite.

En conjunto, los estudiosos de la fundación, hallaron 22 ejemplares entre agosto y septiembre del actual año. Se encontraron 10 machos adultos, 9 machos jóvenes, y 3 hembras, una de las que tiene un tamaño de más de 5 centímetros.

La enorme araña zorro es considerada una especie nativa en R. Unido y se halló por vez primera hace 120 años, pero desde ese momento se la ha visto solo unas raras veces. Pese a su importante tamaño, son bastante difíciles de advertir por sus hábitos nocturnos y de camuflaje.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo Mas Información