Científicos desarrollan un método para que las vacas aprendan a ir al baño y reducir así el efecto invernadero

Científicos desarrollan un método para que las vacas aprendan a ir al baño y reducir así el efecto invernadero

Enseñan a las vacas a ir al baño para reducir efecto invernadero Reducir los niveles de polución del planeta es un tema urgente, por lo que un conjunto de científicos ha comprobado que se puede adiestrar a las vacas para que orinen en un sitio designado y así tratar sus desechos, que contaminan el suelo y generan el cinco por ciento de los gases que provocan la efecto estufa.

La idea nació un poco como una gracieta, mas los estudiosos reconocieron que podría ser una estrategia realmente útil para mantener la vida en nuestro planeta. El equipo de Farm Animal Biology Research (FBN) en Alemania y la Universidad de Auckland (N. Zelanda) consiguieron probar que los terneros pueden aprender a ir al baño en un sitio determinado.

Científicos desarrollan un método para que las vacas aprendan a ir al baño y reducir así el efecto invernadero

Este estudio se lleva a cabo con el objetivo concreto de reducir las emisiones de amoníaco y óxido nitroso que se generan por la combinación de desechos vacunos, ya que las heces y la orina forman el gas amoníaco que se filtra al suelo y lo deja transformado en óxido nitroso, el tercero más contaminantes de gases de efecto invernadero.

Jan Langbein, autor primordial del estudio publicado en la gaceta Biología actual, dice sobre las vacas:

Por lo general, se acepta que el ganado no puede supervisar la defecación o bien la micción, mas el ganado, como otros muchos animales o bien animales de granja, es bastante inteligente y puede aprender mucho. ¿Por qué razón no aprenden a emplear el baño?

Te puede Interesar  Les hacen hueco a las vacas ¿Para qué?

Realmente, las vacas fueron sometidas a un proceso de estímulo-contestación conductual. Cuando orinaron en el sitio designado, fueron retribuidos ​​con algo y cuando no orinaron fueron castigados con ruidos irritantes y entonces solo un chorro de agua. El método fue llamado por los científicos "MooLoo".

Como castigo, primero utilizamos audífonos y hacíamos un sonido muy desapacible cada vez que orinábamos afuera. Pensamos que esto castigaría a los animales, no demasiado aversivo, mas no les importó. Al final, un chorro de agua funcionó bien como un elemento disuasivo moderado.

Científicos desarrollan un método para que las vacas aprendan a ir al baño y reducir así el efecto invernadero

El estudio es esencial, ya que favorecerá al planeta y a la administración de los establos, ya que dejará áreas de trabajo más libres y ventiladas que van a hacer de la producción animal una labor más respetuosa y también higiénica para los animales y menos arriesgada aun para los trabajadores.

No obstante, los estudiosos ahora se encaran al inconveniente de amoldar estos espacios a sistemas de producción agrícolas reales y de campo abierto. Mas probaron que en menos de 3 semanas, once de cada dieciseis terneros aprendieron a ir al baño tanto o bien mejor que un pequeño de 3 años. Solo es cuestión de trasladar la investigación a espacios reales para que, en palabras de Langbein, “en unos años todas y cada una las vacas vayan al baño”.

Artículos Recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo Mas Información