“El hombre gato”, es acusado de dos homicidios en Argentina y lo expulsan del juicio por no dejar de maullar

“El hombre gato”, es acusado de dos homicidios en Argentina y lo expulsan del juicio por no dejar de maullar

Expulsan a hombre gato del Tribunal por no dejar de maullar Una discutida causa penal en Argentina vuelve a ocasionar revuelo. El juicio contra el ciudadano israelí identificado como Gilad Gil Pereg, conocido con el apodo de "hombre gato", por el homicidio de su madre y tía, fue suspendido por Laura Galán, jueza del Tribunal Agremiado No. 1 de Mendoza, en tanto que el encausado no se detuvo "maullando". Después del accidente, los agentes se vieron obligados a trasladar a Pereg a una habitación anexa donde el resto de la audiencia podría unirse a él. Se aguardan más sesiones de audiencia para determinar los cargos en su contra.

El doce de enero de dos mil diecinueve, Gilad Pereg, de treinta y ocho años, denunció la desaparición de su madre Pyrhia Saroussy y su tía Lily Pereg, de sesenta y tres y cincuenta y cuatro años, respectivamente. Aseveró que los vio por última vez el día precedente cuando salieron de su casa en Guaymallén, Mendoza, Argentina. Las mujeres visitaban a Gilad desde Israel después de diez años sin contacto con el hombre.

Empezaron las investigaciones, mas no fue hasta el veinticinco de enero que los cuerpos de las dos mujeres fueron encontrados sepultados cerca de la casa de Pereg. El empleo de perros especializados, que hallaron máculas de sangre en la camisa del hombre, fue un hecho vital para coincidir con la patentiza de ADN de un cepillo de dientes dejado en el sitio donde se alojaban las hembras.

Después de ser identificados como sospechosos, la policía halló los cuerpos de las hermanas sepultados bajo rocas y tierra a una profundidad de uno con cinco y uno con ocho metros. Los agentes asimismo hallaron indicios de sangre en una bolsa de cemento del primordial sospechoso de la desaparición. Después de su arresto, Pereg conminó con suicidarse y empezó a portarse de forma infrecuente, como hacer ademanes y sonidos de gato. Además de esto, se mostró violento con los estudiosos, por lo que fue redirigido a una corporación siquiátrica.

“El hombre gato”, es acusado de dos homicidios en Argentina y lo expulsan del juicio por no dejar de maullar

Es mucho mejor que en la prisión. Si bien aún está detenido, hay siquiatras en el centro de salud siquiátrico y está más contenido, además de esto de ocupar una celda. Por otra parte, en ese sitio coinciden con la destreza de Mariano Castex, quien estimó que Pereg no entendía la delincuencia de sus acciones.

—Maximiliano Legrand, letrado de Pereg

En el mes de diciembre de dos mil veinte, el Instituto El Sauce, donde estuvo internado, afirmó que lo trataron bien y que "podría regresar a la prisión lo ya antes posible". En el tercer mes del año de dos mil veintiuno ya se hallaba en el Presidio San Felipe, donde siguió su comportamiento felino. Fue allá donde un vídeo filtrado en la celda le dio el apodo popular de "el hombre gato". No obstante, muchos piensan que es solo un simulador.

“El hombre gato”, es acusado de dos homicidios en Argentina y lo expulsan del juicio por no dejar de maullar

Por su lado, el siquiatra forense Mariano Narciso Castex, quien fue uno de los peritos que lo examinó a pedido de la defensa, estimó que sufre licantropía, es decir, un humano que se siente como un animal. Además de esto, Pereg confesó que era virgen y que deseaba tener un hijo con su madre a través de inseminación artificial.

Quería crear una carrera híbrida, mas no pude.

El juicio de Pereg todavía está abierto y va a durar diez días. Se espera que más de cincuenta personas atestigüen frente a los tribunales de Mendoza para determinar la imputación de los delitos. Gil Pereg encara cargos de homicidio agravado por la fianza de su madre, quien fue golpeada y asfixiada hasta la muerte, como de homicidio simple agravado por el empleo de arma de fuego contra su tía. Podría ser condenado a cadena perpetua.

Te puede Interesar  10 Razones por las que tienes que ver ‘El juego del calamar’; la serie de la que todos hablan

“El hombre gato”, es acusado de dos homicidios en Argentina y lo expulsan del juicio por no dejar de maullar

El letrado de Pereg garantiza que "es imputable, afirman los especialistas". Además, la fiscal de la Fiscalía de Homicidios y Violencia Institucional, Claudia Ríos, comenta que:

Lo que se examina es si al instante del hecho comprendió la delincuencia de sus acciones. No importa cuánto se considere un animal o bien haga insesateces, si actuó en el crimen con pleno conocimiento de sus facultades, se encara a alguien que es responsable.

Datos adicionales

Pese a tener dinero, Pereg dormía en un jergón en el suelo, rodeado de sus treinta y siete gatos. No se bañaba, no comía comida para gatos y no hacía sus negocios en el patio trasero. Además de esto, tenía gatos de peluche. Sus vecinos lo veían como una persona que no charlaba, siempre y en todo momento vestía igual y olía mal. Mas eso no es todo, se rumoreaba que deseaba edificar un túnel desde su casa hasta el camposanto que estaba a unos metros de distancia, pues sus vecinos afirman que lo vieron contando los pasos.

"El Hombre Gato" tenía cuarenta armas registradas a su nombre, mas solo dos fueron encontradas en el instante de su arresto. Ya antes del asesinato, notificó que le habían robado una pistola de nueve mm y dos pistolas calibre treinta y ocho. Se alardea que mató a su tía con una de estas últimas. Además, ocultó una maleta con trescientos mil euros en el guardarropa. Los abogados de Pereg acusaron de hurtar setenta dólares estadounidenses y veinticinco euros a su cliente del servicio de su casa.

“El hombre gato”, es acusado de dos homicidios en Argentina y lo expulsan del juicio por no dejar de maullar

Pereg era conocido por múltiples nombres, sobre todo "Nicolás", con el que la mayor parte de la gente lo llamaba, mas asimismo empleaba como pseudónimo "Floda Reltih" (Adolf Hitler del revés). La vida de este género es un misterio, mas Moshe Pereg, el tío del acusado, un forastero que era una persona de gran inteligencia que se dedicó al juego y perdió mucho dinero, por eso se fue del país.

Pereg asevera que su metamorfosis empezó cuando Badjus, un hombre de quinientos años, un metro de alto con forma de gato y pelo largo y blanco, lo salvó de fallecer en su cama. Afirmó que el señor Badjus apareció de nuevo para salvarlo de un monstruo que estaba en el baño de su celda y deseaba devorarlo, por lo que rompió el inodoro y con los excrementos escribió los nombres de sus gatos en las paredes.

Artículos Recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo Mas Información