Ferdinand Demara, el hombre que usurpó muchas vidas y realizó operaciones exitosas sin saber nada de medicina

Ferdinand Demara, el hombre que usurpó muchas vidas y realizó operaciones exitosas sin saber nada de medicina

Ferdinand Demara el hombre en quien esta basada El Gran Impostor Es cierto que absolutamente nadie se salva y que hasta la persona más inteligente ha sido víctima de un fallo, mas en ocasiones somos capaces de negar ciertos de , así sea por experiencia o bien sencillamente por el absurdo. No obstante, hay estafas que guardan su obscuro secreto por siempre, escondiendo la verdad hasta límites impensables.

Ferdinand Demara es conocido como "El enorme farsante" por el hecho de que pasó muchas vidas en exactamente la misma vida, fue fraile, estuvo en el ejército e inclusive salvó a múltiples soldados que pretendían ser cirujano militar y absolutamente nadie se dio cuenta. Este caballero era el auténtico profesor del engaño, haciéndose pasar por múltiples personas.

Ferdinand Demara, el hombre que usurpó muchas vidas y realizó operaciones exitosas sin saber nada de medicina

Ferdinand Waldo Demara nació el veintiuno de diciembre de mil novecientos veintiuno en Lawrence, Massachusetts. Hijo de un operador de cine, el pequeño medró inspirado por el arte de actuar. Mas cuando solo tenía dieciseis años, su padre atravesó una enorme crisis económica que lo llevó a la ruina y a vivir en un distrito pobre, por lo que Ferdinand escapó a Rhode Island, donde se unió a una orden de frailes cistercienses que conocían por el nombre de Marie- Jorome.

Ferdinand tenía solo 5 años en la orden, y cuando alcanzó la mayor parte de edad en mil novecientos cuarenta y uno, decidió alistarse en el Ejército de los U.S.A., donde empezaría sus aventuras tomando las identidades de otras personas. Primero adoptó el nombre de Anthony Ignolia, para que uno de sus compañeros pudiese ausentarse sin permiso. El "Gran Engañador" fue asignado a la base de la Gente del Norte, donde, tras no lograr una situación superior, fingió su suicidio, dejando su ropa en el muelle.

Ferdinand Demara, el hombre que usurpó muchas vidas y realizó operaciones exitosas sin saber nada de medicina

Más tarde adoptó la identidad de Robert Linton French, un oficial y sicólogo que estaba en la Armada. Así ingresó a otro monasterio que lo llevó a estudiar Teología y Epistemología en la Universidad de Chicago.

Ferdinand tenía trabajos y también identidades distritales, enseñaba sicología en múltiples universidades, maca en la ciudad de Los Ángeles y también instructor. del College of St. Martin, Washington. Además de esto, cuando el FBI lo detuvo por abandonar del ejército, se retiró en dieciocho meses y entonces fue a la capacitad de derecho, se transformó en fraile católico en Canadá y, a lo largo de su tiempo allá, creó una universidad.

Ferdinand Demara, el hombre que usurpó muchas vidas y realizó operaciones exitosas sin saber nada de medicina

Pero estas proezas no se equiparan con lo que ensayó en su papel de médico. Cuando Ferdinand estaba en la orden de los Hermanos en Capacitación Cristiana, conoció a Joseph C. Cyr, un joven médico de Harvard, quien le afirmó que le agradaría mudarse a los U.S.A. para trabajar. "El enorme farsante" se ofreció a asistirlo y le solicitó sus papeles y diplomas. Una vez que los tuvo en sus manos, no vaciló en hacer lo que mejor sabía hacer: fingir.

Con su nueva identidad, consiguió incorporarse a un navío en la operación canadiense en la Guerra de Corea, donde tuvo que hacerse cargo de dieciseis soldados, que sin una operación habrían perdido la vida. Cualquiera más cedería a la presión, mas Ferdinand se aproximó a una de las cabinas para estudiar un libro sobre cirugía, recurrió a su excepcional memoria fotográfica y memorizó cada uno de ellos de los procedimientos que le dejaron efectuar exitosamente las cirugías y darles una segunda ocasión. . para hombres de servicio. Este mérito le valió el reconocimiento tanto en el mar como en tierra.

Ferdinand Demara, el hombre que usurpó muchas vidas y realizó operaciones exitosas sin saber nada de medicina

Su fama en el navío se extendió a los jornales e inclusive a la madre del auténtico Dr. Cyr, quien notificó a las autoridades que su hijo jamás había estado en la Guerra de Corea. Una vez que se descubrió su fallo, el ejército no lo acusó, sino más bien que lo expulsó del país. Cuando retornó a los U.S.A., su historia retumbó aun en la gaceta. Vida, quien le escribió un artículo que le serviría de inspiración para el guion de una película.

Sin embargo, la exposición de su identidad acabó con su condición de imitador, aseverando que "el hurto de identidad es imposible cuando el planeta conoce tu semblante". Así, una película y un libro biográfico prosiguieron la vida de un profesor del engaño y el auténtico "Gran Engañador".

Te puede Interesar  Chuck Norris cumplirá 77 años; y estos 20 datos confirman que es el Alfa por excelencia

Artículos Recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo Mas Información