La canción que disparó el número de matrimonios en Japón

La canción que disparó el número de matrimonios en Japón

En 1972, Japón registró 1.099.948 matrimonios. Un repunte inusual en la tendencia histórica que muchos creen que se debió a la popularización de una canción lanzada en el mismo año. Las tasas de nupcialidad entre los japoneses comenzaron a descender entre 1973 y 1985, cifras muy por debajo de lo que se vio en la década de 1960. Y si avanzamos hasta el presente, está claro que los japoneses evitan, en la medida de lo posible, un compromiso tan grande. que tan casado

boda en japon (1)

La cultura de la boda en Japón.

Los japoneses rechazan el matrimonio por varias razones, como estricta cultura de trabajo. Además, las numerosas normas de género que rigen en el país obligan a muchas mujeres a priorizar su rol como amas de casa. No es extraño verlas abandonar sus carreras profesionales para dedicarse en exclusiva a la maternidad.

De hecho, muchas empresas consideran que las mujeres no deben ocupar altos cargos en el organigrama. Y es que si se casan, deciden dedicarse a las tareas del hogar o simplemente tienen un bebé, su estancia en la organización no será beneficiosa. Pero, hubo un tiempo en que todo cambió. En 1972, el número de matrimonios en Japón alcanzó un pico inusual. Números como este solo se registraron después del final de la Segunda Guerra Mundial. Pero, ¿qué pasó ese año?

La Segunda Guerra Mundial es uno de los períodos más oscuros de la historia humana. Y en este contexto es fácil entender por qué la gente se casa o tiene más hijos. Pero esta misma lógica no es extrapolable a lo ocurrido a principios de la década de 1970. Quizás este aumento repentino se deba a que Los matrimonios arreglados comenzaron a caer en desgracia. Así que los japoneses se aventuraron a casarse con aquellos con quienes realmente querían compartir el resto de sus vidas.

Te puede Interesar  El sensual baile de Natti Natasha que subió a Tik Tok

Kekkonshiyoyo.

Pero, muchos coinciden en que la popularización de una canción contribuyó a este pico en el número de matrimonios en ese año 1972. Se trata de kekkonshiyōyo (結婚しようよ), una pieza folclórica del artista Takuro Yoshida (吉田拓郎). Traducido al español, literalmente significa "vamos a casarnos".

El sencillo se hizo muy popular en Japón después de su lanzamiento en 1972 y marcó el comienzo de una nueva era en el país. Contra todo lo que el imponente conservadurismo japonés consideraba aceptable, la letra habla de hombres con cabello largo y la influencia de la cultura hippie. En ese momento, las canciones populares se utilizaron como protesta. Por ello, esta pieza recibió duras críticas por su carácter poético.

Hasta el día de hoy, en varias fuentes japonesas, esta canción se menciona como uno de los factores que impulsaron el apogeo de las bodas en 1972. Para muchos, la popularidad de la kekkonshiyōyo desempeñó un papel importante en el índice de matrimonios de ese año.

Artículos Recomendados

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo Mas Información