Esta espía rusa vivió 20 años en Estados Unidos sin ser descubierta; su historia inspiró la serie ‘The Americans’

Esta espía rusa vivió 20 años en Estados Unidos sin ser descubierta; su historia inspiró la serie ‘The Americans’

La espía que vivió como americana durante más de 20 años Hay series basadas en libros o bien novelas conocidos, mas asimismo en casos reales y uno de los más controversiales de USA es en el que se inspiró el show The Americans. Aunque la serie de Amazon Prime cuenta de qué forma una pareja de espías rusos se hace pasar por una estadounidense, la historia detrás es todavía más sorprendente.

Durante años, Yelena Vavilova interpretó el papel de una mujer canadiense llamada Tracy Foley, una identidad robada que le fue concedida por la KGB y que encarnó durante más de 20 años. Absolutamente nadie sabía su auténtico nombre, ni tan siquiera sus hijos.

Yelena Vavilova, Andrei Bezrukov

Junto a su esposo Andrei Bezrukov, quien adoptó el nombre de Donald Heathfield, Vavilova llegó a Canadá como una agente segrega de Rusia. En dos mil diez, la pareja fue detenida en la ciudad de Boston al lado de otros diez espías rusos debido a una investigación singular del FBI.

Bezrukov y Vavilova se casaron en la Unión Soviética ya antes de partir separados cara América a finales de los ochenta, donde fingieron conocerse por vez primera y empezar una relación hasta casarse con sus identidades canadienses.

Yelena Vavilova, Andrei Bezrukov

De pacto a Vavilova, el espía perfecto es aquel que no atrae la atención de absolutamente nadie, alguien que luzca común y corriente, y que necesite aprobación externa para vivir en cualquier comunidad.

Durante los últimos años ya antes de su arresto, la pareja trabajó en la ciudad de Boston, donde Vavilova ejercitaba como agente de bienes inmobiliarios mientras que mandaba mensajes codificados a sus superiores en la ciudad de Moscú. Una gran parte de su vida está descrita en el libro La mujer que sabía mentir, escrito por ella.

Te puede Interesar  12 Hábitos o costumbres muy extrañas que solían tener artistas famosos

Yelena Vavilova, Andrei Bezrukov

El libro describe de qué forma y su esposo manejaron su doble vida y sostuvieron a sus hijos distanciados de la verdad. Alex y Tim, hijos de Vavilova y Bezrujov, creían que sus progenitores eran originarios de Canadá al instante de su arresto.

El FBI pudo descubrir al conjunto de infiltrados con la ayuda de Alexander Poteyev, el jefe del programa de espías ilegales en Rusia, quien escapó al poco tiempo y ahora vive escondo en USA. Vavilova confirmó haberlo conocido, mas no sabe qué fue lo que lo motivó a traicionarlos.

Yelena Vavilova, Andrei Bezrukov

Otro de los datos interesantes en la vida de esta exespía rusa es que su adiestramiento incluía armas de fuego de diferentes calibres y karate, si bien, de pacto a sus palabras, jamás tuvo la necesidad de emplear sus conocimientos en esas áreas.

A su regreso a Rusia, los espías fueron convidados al Kremlin para conocer a Vladimir Putin. Hoy en día, Bezrukov trabaja como profesor en la Universidad de Moscú, mientras que que Vavilova trabaja como asesora en una compañía privada.

Yelena Vavilova, Andrei Bezrukov

Vavilova acepta que volver a casa fue bastante difícil, ya que se fue en tiempos de la Unión Soviética, a finales de los ochenta y bajo el mando de Mikhail Gorbachev, y retornó a la Rusia de Vladimir Putin, donde 2 décadas de capitalismo cambiaron a Moscú por siempre.

Crecí durante los tiempos de la Unión Soviética, esa fue mi vida, lo que sabía, en lo que creía, y siempre y en toda circunstancia pensé que era una sociedad justa, eso no ha alterado. Sí, quizá no era perfecto, mas ninguna sociedad es perfecta.

Artículos Recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo Mas Información