Por el muy bajo salario, una maestra en Reino Unido pasó 2 años viviendo en una casa de campaña

Por el muy bajo salario, una maestra en Reino Unido pasó 2 años viviendo en una casa de campaña

Maestra de Inglaterra pasó 2 años viviendo en una casa de campaña En nuestros días existe una diferencia dimensional entre los sueldos y los alquileres de los espacios residenciales, puesto que muchos jóvenes no pueden ganar el alquiler ni tan siquiera de un piso pequeño, por más que hayan estudiado o bien se hayan dispuesto para la edad adulta.

Aimée Lê era una estudiante de doctorado en Royal Holloway, Universidad de Londres, quien, como muchos estudiantes, tenía un trabajo de maestra que la asistió a sostenerse a flote. Mas lo que sus pupilos jamás supieron es que la maestra vivió en una carpa a lo largo de 2 años, por el hecho de que sus ingresos no alcanzaban para cubrir los gastos de un departamento y sus estudios.

Por el muy bajo salario, una maestra en Reino Unido pasó 2 años viviendo en una casa de campaña

Aimée recibió una beca anual Royal Holloway Fellowship por £ dieciseis mil a lo largo de 3 años para efectuar su doctorado en conjuntos étnicos minoritarios en literatura estadounidense. Además de esto, consiguió una beca auxiliar de U.S.A., de donde es, a lo largo de el primer año. No obstante, siendo una estudiante internacional, debió abonar £ ocho mil por año en cuotas universitarias, dejándola con £ doce mil para vivir, incluido su sueldo como maestra.

Al final de su segundo año, estaba a punto de regentar su alojamiento de postgrado, mas estaba cerrado por renovaciones, lo que la forzó a tener £ tres mil auxiliares para abonar un techo. Desafortunadamente, no pudo hallar un sitio, mas resuelta a no desamparar la escuela, tomó su iniciativa, tomó prestada la tienda de un amigo y empezó a dormir en un campamento de queja cerca del campus.

Por el muy bajo salario, una maestra en Reino Unido pasó 2 años viviendo en una casa de campaña

Hacía frío. Era una pequeña tienda de campaña para una sola persona, lo que quería decir que después de un tiempo se volvió más cálida. Mas hubo días en los que recuerdo que me desperté y mi tienda estaba en un círculo de nieve. Cuando no hacía mi doctorado o bien otro trabajo, aprendía a recortar leña o bien hacer fuego.

—Aimee Lee

Para Aimée, la vida no fue simple puesto que debió sostener sus libros en la escuela de postgrado a fin de que no se dañen y se duchó en la universidad. Además de esto, el mal tiempo no la compadecía. Jamás deseó decirles nada a sus progenitores para no preocuparlos, y les engañó diciendo que vivía en una granja orgánica. Sus estudiantes y autoridades universitarias jamás supieron de la situación.

Por el muy bajo salario, una maestra en Reino Unido pasó 2 años viviendo en una casa de campaña

Quizás si lo supiesen, todo hubiese sido más simple para Aimée, puesto que muchas universidades, incluyendo la suya, tienen fondos auxiliares a los que los estudiantes pueden acceder, incluida ayuda en caso de crisis y asesoramiento sobre salud y bienestar para los estudiantes. son, incluido el doctorado.

Creo que los estudiantes tenían todas y cada una de las esperanzas de que me pagarían por mi trabajo. Creo que eso es lo que aceptan los estudiantes de todas y cada una partes: que somos profesores con contratos convenientes. Les afirmé que ese no era el caso, mas creí que decirles que vivía afuera era un paso demasiado lejos.

—Aimee Lee
Por el muy bajo salario, una maestra en Reino Unido pasó 2 años viviendo en una casa de campaña

Aimée completó su doctorado en dos mil dieciocho, dio tutoría a escolares, trabajó en un jardín botánico y logró un contrato de 2 años para instruir escritura creativa en la Universidad de Exeter. En nuestros días vive con sus progenitores y está buscando empleo, mas tiene múltiples ofertas, incluida una en la Universidad de Cambridge. Mas la doctora reconoce que la enseñanza siempre y en todo momento ha sido su pasión y es algo a lo que se ha amoldado bien.

Te puede Interesar  No tiene Internet en casa y se sube a un árbol para poder continuar con sus clases virtuales

La educación superior es uno de los campos más informales de la economía británica. Hay cuando menos setenta y cinco empleados con contratos inseguros, explotados y mal pagados, "frecuentemente llevados al máximo por equipos de alta dirección que dependen de la buena voluntad y una cultura del temor", reconoce Vicky Blake, presidente de University and College Union.

Por el muy bajo salario, una maestra en Reino Unido pasó 2 años viviendo en una casa de campaña

Artículos Recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo Mas Información