Critican a periodista por ver sándwiches en la calle y responde a todos sus ‘haters’

Critican a periodista por ver sándwiches en la calle y responde a todos sus ‘haters’

Periodista responde a las críticas por vender sándwiches Absolutamente nadie merece ser discriminado por su trabajo ni el ahínco que hace para salir adelante. Últimamente, la cronista boliviana Karla Beahed Villaroel Vaca fue víctima de ataques cibernéticos tras ser vista vendiendo empanadas y emparedados en la calle a lo largo de sus días y horas libres.

Lo que sus haters no aguardaban es que la chavala respondería de forma épica, dejándolos mudos y probando que el ahínco tiene mejores recompensas que pasar el tiempo tras un monitor criticando el trabajo de otros, sin importar lo más mínimo como sea este. Su mensaje ha provocado aplausos entre cientos y cientos de navegantes, quienes se han unido para defenderla.

Periodista responde a las críticas por vender sándwiches

Karla, una joven reportera, fue retratada en la calle mientras que vendía desayunos en una parada de autobús y mantenía una pequeña cartulina. Esta es su segunda ocupación y no todos la conocían, puesto que ha sido prudente en su vida personal y actividades secundarias.

Tras ser captada trabajando de este modo, una mujer decidió criticarla fuertemente, preguntándole si no sentía vergüenza de que su trabajo como reportera no le diese el dinero suficiente y tuviese que vender comida en las calles. Karla solo rio frente al comentario fuera de sitio y le respondió de forma tenaz, dejando en claro que ama su trabajo y que la venta de comida la efectúa para lograr sus sueños más veloz de lo planeado.

Periodista responde a las críticas por vender sándwiches

No me da vergüenza. ¡Sin temor al éxito!

De este modo le respondí a la señorita que me escribió para burlarse de mí por vender empanadas y emparedados los fines de semana. Ella me afirmó de forma burlesca: ‘¿Qué ocurrió, Karla, el periodismo no te da plata, tan bajo has llegado?, ¿no te da vergüenza?’. Sencillamente me reí y le afirmé la oración que está al comienzo de este texto.

Sabía que no calidad la pena y no tengo por qué razón explicarle nada. Ahora le digo a , esa no es la cuestión, si da plata o bien no. Lo que importa son las ganas de superarse; vergüenza es hurtar, vergüenza es ser mediocre por burlarse de las ganas que tiene una persona de salir adelante buscando ingresos de forma honrada con sacrificio, sin hacerle daño a absolutamente nadie y sin meterse en la vida de absolutamente nadie. ¡Eso es vergüenza! Amo mi trabajo, estoy orgullosa de ser cronista. Mas si hay la posibilidad de hacer algo extra, sinceramente lo hago.

En una charla con un medio local, Karla descubrió que la idea de vender comida la tuvo al visitar un lugar cerca de su hogar a lo largo de su trabajo como reportera y apreciar la carencia de negocios de comestibles. Su emprendimiento deja en claro que el que desea, puede y que no importa lo que afirmen el resto cuando se quiere salir adelante, puesto que son nuestros sacrificios los que nos hacen relucir.

Te puede Interesar  Tu sueño adolescente se vuelve realidad Winnie Cooper hace una sesión en bikini (y sí, ya estás viejo)

Artículos Recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo Mas Información