Perrito emprendedor intenta pagar su comida con hojas de un árbol que recolecta todos los días

Perrito emprendedor intenta pagar su comida con hojas de un árbol que recolecta todos los días

Perrito callejero paga sus albóndigas con hojas de un árbol No cabe duda de que los perros asimismo aprenden de lo que ven diariamente, especialmente si se hallan en una situación de desamparo, donde tienen que subsistir día tras día como lo haría un humano en situación de pobreza. No obstante, estamos seguros de que la aparición de este can no habría sido bien recibida si se tratase de un hombre o bien una mujer.

Un cachorro tailandés se volvió viral cuando llegó a una tienda con una hoja en la boca para ser cambiada por comida. Supuestamente, el can pagaba la comida como lo haría cualquier ciudadano respetable.

Perrito emprendedor intenta pagar su comida con hojas de un árbol que recolecta todos los días

La inteligencia del cachorro tocó al dueño de la tienda y a cambio le dio una albóndiga, que compartió con otro can que estaba cerca. El dueño de las instalaciones cree que el can observó la mecánica del intercambio económico entre él y sus clientes del servicio, y se enteró de que tenía que dar algo a cambio para lograr comida.

El pago canino se efectuó en la provincia de Ayutthaya, Tailandia, y el can tiene por nombre Kla. En el vídeo (lo que puedes ver aqui) se puede ver de qué forma Kla lleva en su morro una hoja de otoño con la que pretende pagar su ración de comida, de qué forma anda con paso seguro cara la tienda y efectúa la adquisición.

Perrito emprendedor intenta pagar su comida con hojas de un árbol que recolecta todos los días

Kanpicha Leksawan, dueño del restaurant, comenta que Kla se ha transformado en un usuario frecuente de su restaurante:

Siempre vemos a Kla entrar a la tienda con una hoja en la boca cuando tiene apetito. Sencillamente entrega la sábana y se marcha con la comida que le damos. Quizá se dio cuenta de que precisaba lograrme algo ya antes de poder comer una albóndiga; mas no se dio cuenta de que había de ser dinero y no hojas.

Ahora los lugareños le dan cuentas reales para que Kla pueda hacer un trato real donde logra su comida preferida, albóndigas y chorizo. Mas todos sabemos que el auténtico valor de cambio de un can se encuentra en su ternura y también inteligencia. Kla no es el primer caso de cachorros que aprenden a pagar la comida, y esto nos recuerda a Negro, el can colombiano que paga la comida en el Instituto Técnico de Monterrey en Casanare.

Te puede Interesar  Hombre en Estados Unidos tacleó a un oso salvaje para salvar la vida de su perro

Perrito emprendedor intenta pagar su comida con hojas de un árbol que recolecta todos los días

Artículos Recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo Mas Información