Chica transforma toneladas de ropa vieja en ladrillos resistentes al fuego

Chica transforma toneladas de ropa vieja en ladrillos resistentes al fuego

Transforma ropa vieja en ladrillos resistentes al fuego La industria textil produce miles de prendas día tras día y es seguramente una de las más contaminantes, de ahí que es esencial mentalizar y convertir la ropa que tenemos de vez en cuando. Basándose en estas ideas, Clarisse Merlet ha desarrollado un proyecto para volver a utilizar ropa que la gente ya no precisa.

Tratando de contestar a los inconvenientes ambientales, Merlet reunió toda la ropa que pudo en la capital de la moda francesa para crear ladrillos sólidos.

Clarisse crea la compañía FabBRICK

Chica haciendo ladrillos con ropa

El día de hoy, esta empresa es una de las vanguardistas en el reciclaje de textiles desechados todos y cada uno de los días en Francia. Después de haberlos sometido a distintos procesos alquímicos, convierten el conjunto en ladrillos con funciones térmicas y acústicas exageradamente resistentes al fuego.

Este renovador proceso logra reducir todo el impacto medioambiental que produce la industria textil, puesto que conforme datos de las autoridades sanitarias francesas, en el país se recogen alrededor de 4 millones de toneladas que terminan en vertederos y que difícilmente se pueden destruir. .

Chica sujetando ladrillos hechos con ropa

Consciente de toda la situación, Merlet pensó en de qué forma reducir este inconveniente y de este modo fue como usó todos y cada uno de los restos para crear FabBRICK, una compañía dedicada a la fabricación de bloques ornamentales y aislantes a partir de ropa vieja.

Desde dos mil diecinueve, empezó con una campaña en redes sociales extensamente admitida con la que consiguió colectar alrededor de $ doce mil, que se invirtieron para adquirir una máquina que facilitaría el proceso de comprimir la ropa.

Te puede Interesar  ¿Y si nunca rompieron? Así se verían los hijos de estos famosos si nunca hubieran terminado su relación

Chica haciendo ladrillos con pegamento y ropa.

La ropa de algodón es mejor para aislar el calor y el estruendos, con lo que esta se escoge primero, entonces se pone en una báscula textil para asegurarse de que cada ladrillo pesa lo mismo, entonces se mezcla con pegamento ecológico de tipo ecológico que está hecho de ingredientes no contaminantes.

La trama marcha realmente bien. Lo mejor es que no precisa estar conectado a corriente eléctrica, puesto que está concebido para empleo manual y mecánico. Cada ladrillo producido requiere una cantidad de lona, lo que equivale a 2 o bien 3 camisetas medianas.

La popularidad de este renovador invento prosigue medrando y probablemente en el futuro sea una enorme opción para substituir al hormigón. Indudablemente, esta propuesta medioambiental es novísima y debe extenderse al mundo entero.

Artículos Recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo Mas Información