Un nuevo virus letal similar al Ébola y que se contagia de persona a persona prende las alertas tras un brote en Bolivia

En 2019 se registraron 5 infecciones del arenavirus Chapare, entre las que hubo 3 fallecimientos.

Estudiosos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU. descubrieron que un virus mortal llamado Chapare, que lleva exactamente el mismo nombre de la provincia boliviana donde se registró por vez primera en 2004, se puede contagiar de persona a persona, algo que eleva la preocupación ante posibles futuros brotes.

Hasta el momento, los especialistas solo sabían que este virus se transmite por el contacto con la orina o bien excrementos de ratas. No obstante, se estudió un pequeño brote causado en el 2019, cuando se registraron 5 infecciones y 3 fallecimientos, reflejando el elevado índice de letalidad.

Para la indagación, revelada frente a la Sociedad Americana de Medicina y también Higiene Tropical (ASTMH), los especialistas estudiaron la línea de transmisión: un labrador de arroz de 65 años probablemente contrajo la enfermedad al estar en contacto con roedores, y después contagió a los médicos que lo atendieron. De hecho, los expertos determinaron que un doctor de 25 años que cuidó al paciente se enfermó a los 9 días, y lo mismo le ocurrió al gastroenterólogo que le hizo una endoscopia a su colega infectado. Como resultado, los 3 murieron.

Además, un técnico de ambulancia que le habría hecho una reanimación cardiopulmonar al paciente inicial, sumado a otro labrador, asimismo se contagiaron, pero sobrevivieron. Por otra parte, se advirtió carga viral en el semen de un superviviente 168 días tras el contagio, lo que abre la posibilidad de la transmisión sexual, si bien aún deben avanzar los estudios.

Síntomas

De momento, no hay un tratamiento concreto para las afecciones que produce el Chapare, más allá de los cuidados intensivos. Del mismo modo que el Ébola, este arenavirus puede ocasionar fiebre, cefalea, malestar en los abdominales, salpullido, insuficiencia orgánica y hemorragias, potencialmente mortales.

 

En lo que se refiere a los peligros de extenderse una enfermedad en gran escala, en nuestros días se sabe que los roedores que transmiten el arenavirus son ratas de arroz pigmea, que habitan en Bolivia y otros países vecinos. Esta clase de virus son frágiles al calor y los desinfectantes, con lo que se piensa que una propagación global no es muy probable.

Del mismo modo, se temen que el Chapare haya estado circulando a lo largo de los últimos años en el país andino, y que los contagios hayan sido diagnosticados de forma errada como casos de dengue, que solo se transmite por un género de mosquito, y no entre las personas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo Mas Información